Comprende la gama de servicios de salud que no requieren de internación hospitalaria como lo son el diagnóstico médico, la terapia, la venta de medicamentos, los tratamientos y las cirugías sencillas. La atención ambulatoria es uno de los primeros contactos que el paciente establece con el sistema de salud para preservar y resolver sus enfermedades.

Debido a que la oferta de salud pública es insuficiente e insatisfactoria, la demanda de los servicios médicos privados ha aumentado, ya que hasta un 35% de la población afiliada a esquemas públicos de protección financiera se atienden en el sistema privado de salud. Por lo anterior, la atención ambulatoria privada representa para miles de mexicanos, una alternativa para atender su salud por el ahorro de tiempo, el resultado en el alivio de los síntomas, menor gasto en medicamentos y la recuperación de la capacidad laboral en poco tiempo.

Sin embargo, la calidad de la detección de enfermedades en los consultorios adyacentes a farmacias (CAF) no es la más adecuada. 63% de los pacientes con faringitis estreptocócica que acudieron a consulta en un CAF de la Ciudad de México se les prescribieron antibióticos inapropiados, mientras que a 79% se les prescribieron antibióticos innecesarios. La gran mayoría de estos consultorios carecen de equipo básico y expedientes clínicos de los pacientes, por lo que no hay un seguimiento de las enfermedades.

Dado lo anterior, como pacientes, nuestra tarea es vigilar y exigir que los prestadores de servicios médicos cumplan con su deber de ofrecer información médica completa, con diagnósticos, pronósticos y tratamientos oportunos y claros. Recuerda: toda atención médica debe garantizar servicios de salud satisfactorios y de calidad a un costo accesible.

“La atención médica privada ofrece actualmente 45% del total de las consultas ambulatorias.”

Fuente: El Subsistema Privado de Atención de la salud en México. Diagnóstico y retos. 2018

Escríbenos a soypaciente@gmail.com