Ciudad de México, 10 de enero de 2020.- La reciente creación del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), que sustituye al Seguro Popular y promete dar atención médica gratuita, ha ocasionado confusión entre la población debido a la poca claridad que existe ante qué intervenciones requerirán una cuota de recuperación y cuál es el procedimiento para acceder a éstas.

«Es imperativo que el INSABI establezca las intervenciones que serán financiadas y las que se brindarán gratuitamente, junto con una política de incremento gradual que identifique qué intervenciones serán incluidas para el fin de la actual administración”, puntualizó Miguel Ángel González Block, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Nivel III.

De no ser así, aseguró, se corren tres principales riesgos: la población demandará gratuidad en intervenciones que se cobran en hospitales de alta especialidad e institutos nacionales de salud, los cuales rechazarán la gratuidad y no brindarán el servicio; de atender sin cobro, los hospitales transferirán costos a los usuarios de manera informal; proporcionar servicios gratuitos representa un gran riesgo de que la atención sea incompleta o de mala calidad, incurriendo en graves riesgos para la salud.

Con respecto a la afiliación, el doctor manifestó que no se tiene claro el procedimiento mediante el cual se identificará a la población con seguridad social. “Dotar a todas las unidades con equipos y personal capaces de realizar la verificación será sumamente costoso”, precisó.

De no establecerse dicha verificación, el resultado será que INSABI atienda a los asegurados, llevando a un doble pago por parte de la federación.

De acuerdo con el especialista la creación del INSABI muestra el interés por ampliar la cobertura de salud para los mexicanos, no obstante, es importante que se hagan explícitos los servicios que se darán de manera gratuita, así como la estrategia para ampliar esta cobertura de manera gradual.