• 70% de los casos son curables, con la detección a tiempo y el tratamiento adecuado

Por Denise Mondragón

Ciudad de México, 4 de febrero de 2021.- Mediante la adopción de hábitos saludables, como una alimentación balanceada, mantener un peso adecuado, evitar el consumo de tabaco y alcohol y protegerse de los rayos solares, se puede controlar el riesgo de padecer cáncer, enfermedad que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública, será diagnosticada en uno de cada tres mexicanos a lo largo de su vida.

El cáncer en México se reconoce como la tercera causa de muerte, con alrededor de 80 mil fallecimientos al año. Aproximadamente, 216 mexicanos pierden la batalla diariamente en contra del cáncer, padecimiento que cada año genera 120 mil nuevos casos en el país, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO).

Por tal motivo, en el marco del Día Mundial contra el Cáncer, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, hizo un llamado urgente a garantizar el diagnóstico y tratamiento del cáncer en los países de la región de las Américas, en donde los servicios se han visto seriamente alterados durante la pandemia de COVID‑19.

“Mientras luchamos contra la COVID-19 no debemos olvidarnos de otras enfermedades graves. Tenemos que combatir la pandemia y, a la vez, seguir avanzando en el tratamiento de otras enfermedades, en particular del cáncer. Para los pacientes con cáncer, la falta de diagnóstico, tratamiento y medicamentos puede ser mortal”, aseveró.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, en la Región de las Américas este padecimiento es la segunda causa de muerte. Tan sólo en el 2020, cuatro millones de personas fueron diagnosticadas y 1.4 millones murieron de cáncer.

Los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia entre los hombres fueron: próstata, pulmón, colorrectal, vejiga y melanoma de la piel. En las mujeres, los de mayor incidencia son cáncer de mama, pulmón, colorrectal, tiroides y cervicouterino.

A su vez, los tipos de cáncer que causaron más muertes entre los hombres fueron pulmón, próstata, colorrectal, hígado y estómago. En las mujeres son el cáncer de mama, pulmón, colorrectal, cervicouterino y ovario.

Sin embargo, el 70 por ciento de los casos son curables, con la detección a tiempo y el tratamiento adecuado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología (INCan). Asimismo, el avance de la medicina ha hecho posible que cuatro de cada diez casos de cáncer puedan prevenirse y ser detectados tempranamente para recibir tratamiento óptimo y curarse.

No obstante, la situación por la pandemia por COVID-19 generó alteraciones en los servicios de salud para atender el cáncer; provocó que algunos pacientes con dicho padecimiento se muestren renuentes a acudir a las consultas ambulatorias u hospitales para recibir tratamiento por miedo a contagiarse. Es importante recordar, que los pacientes con cáncer tienen más riesgo de desarrollar complicaciones mortales por el COVID-19.

“Debemos garantizar que, a pesar de la pandemia, las personas que ya estén enfermas de cáncer puedan tener acceso al diagnóstico y al tratamiento, ya que eso les puede salvar la vida”, puntualizó Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS.

El cáncer es una enfermedad de consecuencias económicas y sociales, factores que la han convertido en una enfermedad catastrófica para el individuo, la familia, las instituciones públicas de salud y la sociedad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren más de siete millones de personas a consecuencia de esta enfermedad.