• La medida representa un beneficio para la economía de los pacientes
  • Contar con la información necesaria sobre una enfermedad, y saber qué preguntar al médico salva la vida de un paciente
  • Se requieren campañas informativas, es un derecho de los pacientes

La nueva Ley de prescripción médica que obliga tanto a los médicos de hospitales privados como a los de hospitales públicos a prescribir los medicamentos por denominación genérica y no por su marca, representa un beneficio para la economía de los pacientes, sin embargo, requiere campañas informativas que apoyen a los usuarios en su derecho a ser informados adecuadamente sobre sus necesidades específicas.

“Un medicamento no se puede cambiar por otro únicamente considerando el precio. No se nos olvide que ingerir cualquier medicamento ya conlleva un riesgo. Lo que busca el médico es que la ayuda sea mayor que el riesgo, pero para lograrlo hay que tener perfectamente claras las condiciones del comportamiento del producto en el organismo, la forma farmacéutica y la manera en que se distribuye en la sangre y lo absorbe por el cuerpo; así como el historial clínico del paciente”, declaró el Dr. Luis Fernando Hernández Lezama, presidente del Comité Técnico de Soy Paciente.

Las pruebas de bioequivalencia que se llevan a cabo en México tienen como finalidad identificar y analizar este comportamiento para brindar información a los médicos sobre las alternativas de las cuales disponen, y así permitir una gama más amplia de opciones.

Sin embargo, éstas tienen un rango de aceptación de variabilidad en promedio del más/menos 20%, así que únicamente el médico o un químico farmacéutico profesional pueden orientar en qué casos es indistinto el uso de cualquier opción disponible de un medicamento, y cuando las variaciones de la dosis, la forma de presentación o la formulación pueden alterar el control logrado en enfermedades de tipo crónico que requirieron un periodo de ajuste de la dosis.

“Siempre es conveniente preguntar al médico antes de cambiar de origen de un medicamento porque puede provocar descompensación por ejemplo si el paciente es hipertenso podría ocasionar que se pierda el control logrado y requerir nueva revisión médica; en el caso de un trasplante se han reportado casos de rechazo “, señaló el Dr. Hernández Lezama, quien también fue miembro Honorario del Comité Externo de Evaluación de Centros de Investigación de Conacyt.

De acuerdo con el INEGI, el promedio de gasto trimestral de un hogar en servicios privados de salud es de 1,266 pesos. Esta medida limitará la venta del medicamento sin receta médica y ayudará también a la economía de los pacientes.

Conocer todas las características de las opciones que se presenten al adquirir los medicamentos es un derecho del paciente.

El 30 de marzo, el Ejecutivo Federal publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto para establecer como obligación la prescripción médica por denominación genérica de medicamentos.

Leave a Reply